Una de las ventajas de Rankmi es que maneja el proceso de CSI por etapas, lo cual permite tener mayor control sobre los tiempos y los actores que participan del proceso. Las etapas son 3:

  1. Validación/Verificación

  2. Evaluación

  3. Resultados

La validación/verificación permite los líderes de equipo seleccionar a sus reportes directos, detallar las funciones de su área e incluso seleccionar aquellas que su equipo evaluará o quiénes serán los evaluadores de su equipo.

Durante la fase de evaluación los colaboradores responden las encuestas de Calidad de Servicio Interno. La plataforma de Rankmi permite acceder a un monitoreo en tiempo real desde el cual se puede ver cuáles áreas o participantes aún no han realizado sus evaluaciones y enviar recordatorios.

Finalmente, durante la etapa de resultados los líderes de área o los usuarios definidos por el administrador acceden a los resultados de cada área. Cabe destacar, que la configuración de permisos es flexible y permite definir con exactitud hasta qué nivel un usuario puede ver los cálculos obtenidos.